¿Quién no ha pensado lo increíble que sería recibir tablas gratis todo el año como si fueras un pro? Pues la realidad es que la gran mayoría de personas que surfeamos no podemos tener ese “privilegio”.

No somos de esos pros que vuelan como si de andar se tratara, ni somos de esos surfistas “locos” que surfean olas de 20 pies. Pero si somos personas apasionadas de un deporte que surfeamos y disfrutamos igual que un profesional o incluso más en ciertas ocasiones. Y nosotros también necesitamos material.

La diferencia que tenemos con un surfista profesional- dejando a un lado el nivel, viajes, etc- es lo que nos gastamos en material y lo que supone para nosotros una tabla nueva.

Recuerdo mi primera tabla como si fuera ayer y recuerdo como si fuera ayer el golpe que le di al llegar a mi casa. No había mojado ese 6´2” con el que iba a empezar a surfear y ya tenía un roto donde se veía el foam.

Probablemente sea culpa mía por desconocer la fragilidad de una tabla de surf o, probablemente, sea culpa de la persona  que me la vendió, al no asesorarme sobre el cuidado y la fragilidad de una tabla de surf. Para garantizar el máximo rendimiento de nuestra tabla de surf y evitar roturas e imprevistos os daré una serie de consejos. Antes de nada decir que existen diferentes tipos de materiales en las tablas de surf y sin duda unos serán más resistentes que otros, pero los consejos que quiero compartir con vosotros son comunes en cualquier tabla.

Lo primero que debemos conocer, y es cierto que es bastante obvio,  es que todo material que flota sobre el agua y que es impermeable por la capa externa, debe mantenerse siempre en su estado original, es decir, sin roturas. Generalmente el interior de una tabla de surf está compuesto por poliuretano o EPS.

La calidad de un foam va a determinar la durabilidad de la tabla es decir, un foam de buena calidad ayudará a que tu tabla se abolle menos. Si este foam se moja la tabla pesará más y la calidad de esta espuma irá decreciendo, por lo que nunca debemos entrar a surfear si tenemos cualquier rotura que pueda afectar al foam.

Para prevenir roturas debemos tener en cuenta lo siguiente:

-No apoyar la tabla sobre el tail en una superficie dura.

-No hacer presión sobre la tabla cuando está apoyada en el suelo. Por ejemplo, no echar parafina sobre una superficie dura, no subirse en la tabla sobre una superficie dura.

Para garantizar el buen estado de la tabla:

-No dejar la tabla expuesta al sol.

-Quitar la sal de la tabla después de cada baño, teniendo especial cuidado con los tapones de las quillas.

-No dejar que la cuerda del leash sobresalga por el tail de la tabla. Si esto ocurre, la tabla se puede romper, haciendo de la cuerda del leash un elemento cortante.

Leash incorrecto

Leash correcto

Recomendaciones de uso:

-Es muy recomendable tener una funda para poder transportar la tabla y evitar posibles golpes. Cuanto más dura sea la funda, la tabla estará más protegida. Sin embargo cuanto más grande sea la funda, la tabla pesará más y el transporte supondrá un mayor desgaste físico.

-Si vas a tener la tabla sin usar mucho tiempo, sécala antes de meterla en la funda. No es recomendable guardar la tabla mojada en una funda mucho tiempo.

-En el caso de que viajes en avión, es de vital importancia tener una funda especializada que garantice una protección óptima. Generalmente los trabajadores en los aeropuertos no conocen la fragilidad de una tabla de surf.

Transporte tabla de surf

-Si vas a transportar la tabla en el techo de tu coche, ten cuidado. Las cinchas pueden dañar los cantos de tu tabla. Es muy recomendable utilizar una funda o algún tipo de protección para evitar disgustos en tu llegada a la playa.

Estos son algunos de los consejos que te servirán para garantizar el buen estado de tu tabla de surf. Espero que os sirva de ayuda. En el próximo post hablaremos sobre los cuidados de un neopreno.

Buenas olas blogueros.