Como señalaba, el peso del deportista influye en la longitud de la tabla, es decir, cuanto mayor es su peso más larga va a ser su tabla. Por ejemplo, para un wakeboarder que no alcance los 70 kg. de peso lo recomendable es que utilice una tabla de 1,35 centímetros. Si supera los 80 kg. el tamaño recomendable para su tabla es de 1,47 centímetros.

El ancho de la tabla es otro aspecto importante que oscila entre los 38,1 y los 45,7 centímetros. Por otro lado, tenemos la curvatura de la tabla que ronda los 4,8 y los 5,6 centímetros y el peso que es de 2,6 kg para las más ligeras y 3,3 kg para las más pesadas.

Partes de las tablas de wake

Los rieles son los bordes y los que determinan la velocidad de nuestra wakeboard. Si tenemos bordes cuadrados la velocidad será inferior pero se dispondrá de una mayor estabilidad y control de la tabla. En cambio, si tenemos bordes redondeados la velocidad alcanzada será superior y los trucos se ejecutarán con un despegue más veloz.

La punta determina la dirección en la que se moverá el wakeboard. Así por ejemplo, una punta direccionada y otra cuadrada permiten conducir en una dirección (similar al esquí). Una doble punta permite el cambio de dirección y facilita el aterrizaje de los saltos.

Las aletas se ubican debajo del wakeboard y sirven para maniobrar la tabla. Existen dos tipos:

  1. Pequeñas y delgadas, adecuadas para aguas calmas.
  2. Profundas y anchas, utilizadas en aguas difíciles.

Las fijaciones tienen que calzar justas y confortables.