Pues bien, no os preocupéis, en este post desgranamos todas las partes de un bodyboard para que podáis distinguir la calidad de cada uno según sus componentes.

Un bodyboard se compone de:

  • Stringer: Tubo de fibra insertado en el núcleo de la tabla. Puede ser de vidrio o de carbono, y llevar uno o dos stringer, según la solidez que necesitemos.
  • Core: Núcleo de espuma. Aporta la flotabilidad y la forma al BB (Shape), al mismo tiempo que proporciona rigidez al bodyboard.
  • Deck: Parte superior de la tabla, zona donde nos apoyamos.
  • Nose: Parte delantera “nariz” de la tabla. Puede variar su ancho, dependiendo de si lo queremos para coger más velocidad o para obtener más maniobrabilidad.
  • Slick: Suela o parte inferior de la tabla. Es la capa deslizante del bodyboard.
  • Rail: Lateral de la tabla.
  • Tail: Cola de la tabla.
  • Leash: Cable que une el bodyboarder a la tabla.
  • Channel: Hueco en la suela para mejorar el drenaje y el agarre en la ola.

tabla_partes_entrada

Una vez conocidas todas las partes de un bodyboard, sólo tendremos que tener claro si lo que buscamos es velocidad o maniobrabilidad, para así elegir un modelo u otro.

En cuanto a las medidas de éste, debemos tener en cuenta su unidad de medida: la pulgada. Para elegir el más apropiado a nuestro nivel y estructura corporal lo mejor es situarnos a su lado con el NOSE hacia arriba y escoger una tabla que nos llegue hasta la altura del ombligo. Esta medida “orientativa” puede variar en mayor o menor medida dependiendo del nivel de cada deportista. Por lo general los bodyboarders más avanzados suelen decantarse por tablas más pequeñas.

Os dejo un video de nuestro colaborador Nicolas Capdeville con el Bodyboard 900 y un cuadro orientativo para que os sirva de ayuda:

tabla_bodyboard_630px

Espero que con estos parámetros podáis escoger la tabla que mejor se adapte a vuestras necesidades y así seguir disfrutando de este magnífico deporte.

¡Buenas olas blogueros!