Cuando vemos videos de los “pros” todo parece tan fácil… Pero no, no es fácil. No es fácil remar encima de una tabla, no es fácil ponerse de pie cuando nunca lo has hecho antes, no es fácil revolcarte con las olas y seguir en el agua disfrutando, al igual que no es fácil ponerse el traje de neopreno mojado cuando hace frío.

¿Nos gustaría tanto el surf si fuera extremadamente fácil? No hay nada mejor que resolver un trabajo pendiente, progresar y hacerse mejor cada día.

El post de hoy va dirigido a surfistas en iniciación con el objetivo de resolver esos fallos que pueden tener a la hora de surfear y que les impiden disfrutar al máximo de este deporte.

Errores más frecuentes de un surfista en iniciación:

POSTURA SOBRE LA TABLA:

Piernas separadas al remar: debemos llevar el tronco siempre recto a través de los pies juntos.

Cuerpo demasiado adelantado en la tabla: un error muy usual es colocar el cuerpo demasiado cercano a la punta de la tabla. Como consecuencia de esto será casi imposible remar una ola y levantarnos porque el “nose” (punta de la tabla) siempre tiende a sumergirse.

Poner la rodilla al levantarse: esto es un error muy muy frecuente que tiene como consecuencia la pérdida de velocidad de nuestra tabla en la ola, así como la pérdida de equilibrio.

Poner el pie en el lateral de la tabla: si no situamos el pie delantero en el centro de la tabla de surf. Será muy fácil perder el equilibrio.

Estos son los fallos más frecuentes de un surfista en iniciación. La experiencia te hace mejorar cada día. Surfea, no existe mejor forma de entrenar y mejorar.

En el próximo post aprenderemos como pasar las olas por debajo para acceder al pico.

Un saludo y buenas olas blogueros.