Siempre asociamos el surf a gente que vive cerca de la costa, algo que es absolutamente comprensible y normal. Sin embargo poco a poco cada vez podemos encontrar en la playa gente de muchas partes del país en las que no tienen olas. En el post de hoy voy a hablar de esa gente que siente el surf y los deportes de olas de una manera igual o mayor que los surfistas locales de la costa. Digo igual o más porque una persona que quiere el mar, forma parte de él y su vida y su pasión gira en torno a esto, sabe aprovechar y sobre todo disfruta más cada momento en el agua, simplemente porque nunca sabe cuando es la próxima vez que se va a mojar.

Este es un tema que vivo muy de cerca. Soy una persona que lleva practicando surf más o menos 15 años y sí, vivo en un sitio que se aleja completamente de una “vida surfera”. Para hacer lo que más me gusta me tengo que desplazar mínimo 400 km. No es sencillo encontrar gente que comparta tu pasión y con la que puedas tener una conversación sobre aquella ola de aquel día o sobre el vídeo que encontraste en internet. Cuando tu vida gira y gira entorno a algo que no puedes hacer siempre que quieres, ese algo se convierte en un sueño o un deseo, y por ello cada día que realizas esa actividad se convierte en un día único. Viajar solo se convierte en el pan de cada día. Si las predicciones son buenas y tengo tiempo libre no puedo aceptar la típica frase de un amigo de “ no puedo hacerme 400 km, tengo que trabajar mañana”, mi cabeza me pide salir corriendo hacia donde las webs de predicciones me mandan y así encontrar mi sitio, mi estado de confort.

Primavera, verano, otoño invierno… me da igual siempre se puede surfear.

A pesar de la distancia he de reconocer que jamás estoy quieto. Trato de surfear una vez a la semana, máximo  cada dos semanas. En el caso de no poder, mi locura crece y crece hasta llegar a ser irracional.

Con este post lo único que quiero es dar ganas a todo el mundo de hacer lo que más le guste, que todas las barreras se pueden superar si tienes una motivación.

Cada momento es único y mucho más si ese momento es tu pasión.