Olvídate de calzarte las zapatillas, colocar el collar a tu perro, engancharle la correa y salir a la calle… Ponte el neopreno, coloca un chaleco salvavidas a tu amigo y coge tu tabla para salir a remar con tu fiel compañero.

Existen muchas disciplinas y actividades para realizar ejercicio con tu mascota, pero hoy os hablaré de una modalidad donde ambos disfrutaréis, dónde adquiriréis una conexión y unas sensaciones inigualables..

¿Dónde? En el mar, sobre una tabla! El Padel Surf es un deporte al alcance de cualquier inexperto y a tu fiel acompañante le encantará subirse a tu tabla cada vez que salgas a remar. Para conseguirlo, lo primero que necesitamos es conocer a nuestro perro. Para introducirlo en esta maravillosa aventura debemos trabajar a su ritmo para que cada travesía resulte divertida, segura y haga resurgir el deseo de repetirla.

Os dejo unos cuantos consejos que os servirán de guía para empezar cuánto antes:

  • Primer contacto:

primer contacto sup perro

Antes de subirnos a la tabla y tirarnos al mar debemos asegurarnos que a nuestro perro no le da miedo el agua. Si tu perro ya es un nadador nato debes enseñarle a subir y familiarizarse con la tabla fuera del agua. Una vez que tu amigo se suba a la tabla sin problema pasaremos a hacer lo mismo con la tabla dentro del agua. Al principio deberás ayudarle a subir, pero os puedo asegurar que si la experiencia le ha resultado gratificante, el próximo día lo tendréis encima de la tabla de un salto.

  • Posición en la tabla:

Para que la travesía resulte cómoda y la tabla se mantenga estable será muy importante que repartais el peso en la tabla. La mejor opción es llevar a tu perro, sentado o de pie, en la parte delantera de la tabla. Así podremos observarle en todo momento y él se mantendrá seguro y tranquilo. Nosotros podemos situarnos ligeramente más atrás de la parte central de la tabla para equilibrar el peso y evitar golpear al perro con el remo.

  • ¡A remar!

remar sup perro

Para empezar a familiarizarnos con la sensación de flotabilidad y deslizamiento sobre el agua, os recomiendo que aún no os pongáis de pie. Colocaros de rodillas y cuándo ganéis confianza poneros en pie. Al principio os encontrareis un poco desestabilizados, pero con la práctica acabaréis caminando por encima de la tabla sin ningún problema.

¡En vuestras primeras travesías el chapuzón está asegurado! Por eso es importante que enseñéis a vuestro amigo a subirse a la tabla desde el agua. De esta manera, cuándo se caiga no se asustará, es más, acabará tirándose por placer.

remar con perro surf

  • Bajar de la tabla:

Para los perros más expertos lo más cómodo es que les indiquemos que se tiren al agua cuando se encuentran cerca de la orilla y así ellos llegarán nadando. A los perros más principiantes o reservados podemos ayudarles a bajar acercando nuestra tabla hasta un lugar donde hagan pie y se sientan seguros para bajarse.

  • Equipamiento:

Para realizar este deporte, recomendamos enérgicamente el uso del chaleco salvavidas; tanto para el perro como para ti. Si os aventuráis cuándo el agua aún está un poco fría, el uso de un neopreno o top térmico os será muy reconfortables; y si os encontráis en pleno verano no olvidéis usar un top UV.

Para que la travesía resulte estable y segura es recomendable el uso de una tabla ancha y larga que aguante el peso de ambos. Puede ser tanto rígida como hinchable, ya que el material del padel surf hinchable resiste perfectamente a nuestro perro (haciendo un buen uso). No olvides el remo y un leash para no perder vuestra tabla.

sup com mascota

Pero sobre todo, no olvides lo más importante… Tu amigo confía en ti y tu actitud para conseguir que se suba a la tabla para acompañarte, sera la clave para que cada remada sea una experiencia única. Los dos progresaréis juntos, disfrutando cada día más y alcanzando una gran conexión que fortalecerá vuestra relación.

En algunas partes del mundo existen auténticos profesionales de esta modalidad; surfistas expertos que se atreven a coger auténticas olas con sus fieles acompañantes que se desenvuelven como auténticos perros surfistas encima de sus tablas.