Como ya sabemos, existen varios tipos de tablas de surf en relación a sus materiales. Las tablas de poliéster serían las menos resistentes, seguidas del epoxi y, posteriormente, las tablas de iniciación con materiales de poliestileno o foam.

En el caso de no reparar un golpe, nuestra tabla sufrirá, se mojará el foam y empezará a pesar más la tabla y será más propicia a sufrir bollos. Dependiendo de la zona en la que se produzca este golpe la tabla podrá perder su forma original por lo que traerá como consecuencia un peor deslizamiento de esta sobre el agua.

En el post de hoy vamos a hablar sobre las reparaciones de las tablas de surf, principalmente de resina de poliéster, dado que son las más sensibles a golpes.

Dependiendo del golpe de nuestra tabla y del tamaño de este, actuaremos de diferentes maneras. Primero hablaremos de las diferentes situaciones que se pueden dar.

Estamos en un viaje y golpeamos nuestra tabla de tal manera que se agrieta y sufre un pequeño golpe. Normalmente en el nose o tail de la tabla, siendo muy pequeño pero lo suficientemente “peligroso” para no conservar en perfecto estado nuestra tabla.

El objetivo de cualquier surfista es volver al agua lo antes posible, pero nuestra tabla está dañada. En estos casos, siendo un golpe pequeño podremos utilizar Solarez. Se trata de una pasta de resina de poliéster (bote amarillo) o epoxi (bote azul), cuyo objetivo es crear una lamina para impedir que entre el agua en nuestra tabla. Este material siempre viene acompañado por una lija que nos ayudará a dejar lisa la superficie dañada.

Reparar la tabla de surf | Blog Surf Decathlon

Pasta Solarez de resina de poliester y de epoxi

¿Cómo se utiliza?

– Preparamos la superficie dañada cortando o limando los restos dañados.

– Aplicamos Solarez sobre la rotura y, posteriormente, podemos utilizar un papel transparente para moldear la zona afectada.

– Cuando ya hemos trabajado sobre la rotura, dejaremos la tabla al sol con el papel transparente. En aproximadamente 5 minutos estará seco y casi listo para seguir con nuestro baño. En el caso de que la superficie dañada no quede lisa, podremos utilizar la lija para garantizar una reparación perfecta.

Es importante saber, que esto es considerado “un apaño”. Las tablas de fibra de vidrio vienen acompañadas con telas de poliéster con la función de aportar una dureza mayor. Si no recomponemos esta tela, la tabla será más blanda en la zona afectada. El Solarez es ideal para llevarlo en nuestros viajes.

Puede pasar que la tabla reciba un golpe fuerte y, como consecuencia de ello, se produzca un agujero. En este caso también podríamos utilizar Solarez, pero no es lo más recomendable. Debemos reconstruir la zona afectada consiguiendo la dureza original de la tabla en la zona afectada. Para ello existen packs de reparación que contienen resina, tela de poliéster, microesferas y paletas que nos ayudarán a moldear la mezcla. Es importante acompañar este proceso de una lija de poco espesor.

Pasos a seguir:

Preparación de la superficie. Cortamos con un cúter o una lija la superficie dañada.

Preparación y aplicación de la mezcla. Se mezcla en un recipiente la resina con las miscroesferas. Tras aplicar una primera capa de esta mezcla, ponemos encima la tela de poliéster y posteriormente ponemos otra capa de esta mezcla.

-Lijamos la superficie reparada. Esto debe hacerse con mucho cuidado, dejando la tabla con una forma uniforme.

En el caso de que la tabla esté muy dañada, se recomienda llevarla a tu shaper local. Nadie mejor que él sabrá cómo conseguir una reparación perfecta.

Las reparaciones en la zona de las quillas son muy delicadas, infórmate bien antes de reparar tu tabla.

Conociendo el material de tu tabla y estos consejos podrás cuidar tu tabla de la mejor manera posible. Espero que os ayude esta información.

¡Buenas olas blogueros!