Estoy seguro de que cualquiera de todos los que surfeamos nos hemos encontrado alguna vez enfrente de una playa, antes o después de un baño, y hemos pensado: ¿Qué son realmente estas cosas? ¿Cómo funciona realmente una ola?

Todo esto lleva un largo proceso detrás y creo que todos los que realmente estamos interesados en este pequeño gran mundo estamos obligados a conocerlo.

He de decir que todo esto es un proceso muy largo y complejo en el que influyen un gran número de factores. En este post generalizaremos bastante pero hablaremos de lo más importante.  Esperamos que os ayude.

Como dice Nick Carrol en su libro ‘Surfing your best’, “todo aquello que se encuentra en la zona de surf se mueve”: superficie del mar, el viento, la marea, la profundidad, las corrientes, hasta tú mismo.  Por ello, entender todo esto es complejo y conlleva experiencia.

¿Cómo se origina una ola?

Viento en el fondo del mar: el viento sin duda es el factor más importante, ya que sin él no habría surf. Se encarga de producir los swell (maretones en alta mar a través), esto será lo que se desplace en forma de series (olas ordenadas) hacia la costa, ayudado siempre por el fondo marino.

20140923_interior_surf

*Gráfico de Tribord.

Fondo marino: existen muchos tipos de fondo (arena, arrecifes de coral, piedra…) pero todos cumplen una misma función, ayudar a levantar la ola que proviene de alta mar y hacer que ésta rompa a través de una variación de profundidades. Esta variación de profundidades, al igual que la dirección del mar y el viento que tenemos cerca de la costa, determina la calidad de rompiente de una ola.

20140923_interior_surf_2

*Gráfico de Tribord.

Dirección del swell: es la dirección de la que proviene el mar de fondo. Cada zona en la que surfeamos exige para funcionar una dirección determinada, que determinará la calidad de las olas.

20140923_interior_surf_3

*Tabla de previsiones de Windguru.

Viento en la costa: sin duda alguna, el factor más cambiante y exigente, es decir, el que más cambiará nuestras olas, ya sea para bien o para mal. En definitiva, un verdadero “enemigo de todos” aunque siempre tiene una buena cara.

20140923_interior_surf_4

*Gráfico de Tribord.

Al igual que hablábamos de que el viento es fundamental para generar los swell, en la costa no queremos viento, o un viento en una sola dirección para buscar la perfección. Cuando no hay viento en la costa, las olas son totalmente naturales, por decirlo de alguna manera, rompen de forma natural, no se originan baches en ellas, no nos “engañan a la hora de remarlas”, etc. Estos baños sin vientos son conocidos como “baños glassy”.

20140923_interior_surf_5

*Gráfico de Tribord.

Si buscamos coger olas buenas debemos intentar evitar el viento que viaja en dirección del mar hacia la costa con fuerza. Debemos buscar el viento que viaja de la costa hacia el mar porque éste no lo desordena, todo lo contrario, suele ahuecar las olas y ordenarlo.

Mareas: cada lugar tiene sus exigencias para funcionar de la mejor manera posible en relación a las profundidades óptimas para que rompa una ola. Obsérvalo a lo largo de un día y podrás saber qué marea es la más adecuada.

20140923_interior_surf_6

*Gráfico de la Dirección General y Protección Civil de Emergencias de España.

Me despido hasta el próximo artículo del blog. Espero que os haya sido útil la entrada de hoy y disfrutéis de nuestros consejos.

Un saludo y buenas olas, nos vemos en el pico.

Carlos Carvajal, Vendedor de deportes de deslizamiento, Decathlon San Sebastián de los Reyes.